Derecho a extinguirse

No es una caída, descendente,

sino un ascenso hacia la eternidad;

es envejecer o trascender:

tú decides lo que has de sufrir o celebrar;

si te sientes desgraciado, a quien le importa,

sólo una mente liberada

es capaz de verte y comprenderte;

por lo demás: mentes ocupadas en nada

logran lo imposible: crear todo un mundo basado en la nada

¿y entonces, cual es el algo?


camino igual de inevitable que inalcanzable,

o es que todavía no soy demasiado viejo

como para darme cuenta de lo abstracto que es el mundo

en el que he confiado el tiempo de mi vida.


Soy esto

no lo decidí yo

no controlo el resultado;

y si lo escribes

la mente se apropia

y la esencia se pierde;


las leyes de la vida

siempre nos están contrariando

y lo contrario es acabar en la llanura de lo vano y lo perdido

en el punto muerto tu vejez

haciendo añicos de tu vida:

constancia ¡no eras tú! constancia.


Mayo de 2.021