libro abierto

Algunos veían sangre,

otros oro


para todos era el mismo sol

del amanecer

derramado en las nubes de una fría

mañana de invierno


A partir de aquí

el día no sería el mismo

para todos, cada cual

viviendo (habían elegido)

su cielo, su infierno ó


su libro abierto.




Dic. 21