Nada queda

Hay un destino fuerte

y una soledad que muere conmigo


a lo lejos

con hormigueos gangrenando tus pasos

palabras detonan, lamen

el silencio.


En sus voces se esconde

un mapa de navegación,

todo oídos, todo puertas,

todo nostalgia;


sin embargo

todas las luces encendidas

son una misma marcha; alegoría y sucesión


y sin embargo: nadie renace,

todos quieren

y se aferran,

todo transcurre, nada queda.



Abril de 2.021